DAVID, ANTES DE SER BIG PAPI ERA SOLO UN NIÑO QUE JUGABA BÉISBOL EN RD

El exjugador también aprovechó para hablar acerca de su viaje entre los Mellizos de Minnesota y los Medias Rojas de Boston y los sacrificios que tuvo que hacer para llegar al sitial donde se encuentra en este momento

Al ser el único seleccionado por los periodistas a David Ortiz le tocó el último turno de la tarde para dar su discurso tras ser exaltado de manera oficial al Salón de la Fama de Cooperstown, lugar donde se eleva a la “inmortalidad” a aquellos jugadores, coaches, gerentes, periodistas, narradores, dueños, etc., que hayan aportado y destacado al béisbol de las Grandes Ligas.

En unos 18 minutos y 58 segundos, según el tiempo tomado por la página de las Grandes Ligas (MLB.com), Ortiz combinó el inglés y el español para hablar acerca de sus experiencias como jugador activo y agradecer a aquellos que le brindaron una mano amiga.

“En los últimos seis meses, desde que recibí la llamada de que iba a ser ingresado a Cooperstown, he estado pensando acerca de cómo llegué aquí, a este escenario; he estado pensando acerca de mi vida, de mi carrera pero aún más importante, en la gente que creyó en mí…”, expresaba Ortiz en inglés a la más de 34,000 personas que estuvieron presentes en la ceremonia de exaltación de la clase 2022.

Ortiz, mejor conocido como el “Big Papi”, se ganó su puesto en el nicho de los inmortales al batear para .286, conectar 541 cuadrangulares e impulsar 1,718 carreras en 20 temporadas entre los Mellizos de Minnesota y los Medias Rojas de Boston.

“Antes de que fuera el Big Papi, antes de los Medias Rojas, antes de los Mellizos, yo solo era un niño que jugaba béisbol en la República Dominicana. Para todos mis entrenadores, en la liga invernal, en las ligas menores, no habría podido hacerlo sin ustedes”, añadió el dominicano.

El exjugador también aprovechó para hablar acerca de su viaje entre los Mellizos de Minnesota y los Medias Rojas de Boston y los sacrificios que tuvo que hacer para llegar al sitial donde se encuentra en este momento.

“Si mi historia les recuerda algo, espero que les recuerde a que si tú crees en alguien, puedes cambiar su mundo entero; puedes cambiar su futuro, así como aquellos lo hicieron al creer en mí cuando nadie más lo hacía”, exclamó Ortiz.

Contratado inicialmente por los Marineros de Seattle, Ortiz desembarcó en las Grandes Ligas con los Mellizos de Minnesota, una franquicia en la que se quedó seis años antes de recalar en los Medias Rojas.

La controvertida decisión de los Mellizos, que le dejaron libre en 2002, cambió la historia de los años 2000 y 2010 del béisbol estadounidense y abrió la gloriosa etapa del ‘Big Papi’ en Boston.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.