Cuba se prepara para histórico debut en las Pequeñas Ligas

Escrito en junio 27, 2019 por

La Habana, Cuba- En el estadio de béisbol infantil Juan Ealo un equipo de jovencitos cubanos se entrena a todo vapor para lo que será un momento histórico en sus incipientes carreras como peloteros.

Se preparan para la primera participación en la historia de un equipo cubano en el sistema de las “Little League Baseball” estadounidenses (Pequeñas Ligas)- un hito que hasta ahora ha sobrevivido a las tensas relaciones entre Cuba y Estados Unidos, pero que no pudo superar, por ejemplo, el acuerdo de intercambio de jugadores entre la Federación Cubana de Béisbol (FCB) y Major League Baseball (MLB).

Así, el próximo torneo de las Pequeñas Ligas contará con Cuba, un participante por el cual se esperó por décadas y que a partir de este año entrará al ecosistema de la principal organización de béisbol infantil del mundo.

La FCB y las Pequeñas Ligas anunciaron en marzo pasado en La Habana la firma de un memorando de entendimiento que permitirá a los peloteros cubanos menores de 13 años que hayan nacido entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre participar en los eventos de ese circuito internacional, comenzando con el torneo del Caribe, que se jugará en Curazao en julio próximo. Si Cuba gana esa fase, podrá asistir a la Serie Mundial en Williamsport, Pennsylvania, en agosto.

La isla será representada por el campeón nacional de la categoría 11-12 años, el equipo de La Habana. Contrario al sistema de las Pequeñas Ligas, donde un equipo local se refuerza hasta llegar al título nacional, en Cuba el torneo nacional está compuesto por selecciones de las provincias.

Las Pequeñas Ligas permitieron que en este torneo participe el campeón provincial cubano, pero a partir del año próximo, quien represente al país debe ser un equipo a nivel de municipio que se imponga toda la ruta hasta la cima.

La mera idea de verse en el más importante evento mediático del béisbol infantil, que es transmitido a todo vapor por la cadena estadounidense ESPN, tiene a los niños cubanos ilusionados.

Maikel Valdivia Brown es un jugador del cuadro y jardinero que juega béisbol desde los tres años, y tiene la ilusión de jugar en las Grandes Ligas, como lo hacen sus ídolos José Altuve, Manny Machado y Mike Trout.

“Era muy intranquilo y jugaba pelota callejera. Un día mi papá me dijo que nos íbamos para el estadio para que jugara allí, y fue ahí que empecé mi carrera… Me siento muy orgulloso de estar en este equipo. Nosotros nos hemos ganado esto, porque fuimos campeones, nos hemos esforzado. Nos sentimos bien y vamos a buscar la victoria”, expresó el carismático jugador.

Adrián Suárez, otro de los integrantes de la novena capitalina, no pudo ocultar la emoción al momento de describir la oportunidad que representa para él representar a Cuba en Curazao.

“Cuando supimos que podíamos jugar en una Pequeña Serie Mundial fue buenísimo. Es algo que nunca se había podido hacer. Yo me puse a entrenar al máximo, a desarrollarme al máximo para primero hacer el equipo de La Habana, y luego integrar el equipo que iba a esta serie”, expresó Suárez.

“Yo espero que ese torneo sea lo máximo, pienso que sea durísimo. Creemos que los equipos allá deben ser excelentes, igual que nosotros, ya que fueron los campeones en sus países y esperamos que gane el mejor”, añadió el expresivo jovencito, que espera poder jugar con los legendarios Industriales de La Habana, representar a Cuba en la Selección Nacional y poder hacerse profesional en Estados Unidos.

Por su parte, Guillermo Carbonera, dirigente del equipo, entiende que el compromiso del combinado cubano tiene su matiz histórico.

“Esto es algo inédito y somos los pioneros. Por primera vez nos vamos a insertar en esta serie en el Caribe. Vamos a representar al país, vamos a representar a la ciudad, y ahora decir La Habana es decir Cuba. Este es el inicio para futuros años, ahora nos tocó a nosotros, pero en próximos años le tocará a equipos de otra ciudad, de otra provincia o de otro municipio”, expresó el técnico.

“Para ellos esta experiencia será muy buena, porque les abre un espacio para que ellos mismos se den cuenta de que en el deporte se pueden realizar sus sueños. Desde los 11 años ellos pueden estar soñando, no solo en representar a la ciudad, sino también al país. Creo que es muy importante para todos, que se empiece a observar al béisbol cubano en esta categoría como equipo. Es bonito que sepan que, en cada terruño de Cuba, que en cada municipio, se juega al béisbol a un nivel muy alto”, agregó Carbonera, quien afirmó que sus pupilos tendrán que adaptarse a un juego más rápido y explosivo, pues en las Pequeñas Ligas las bases y la loma del lanzador están más cerca que los estándares a nivel internacional.

Pero no todo es miel sobre hojuelas. El fantasma de la cancelación por parte del gobierno estadounidense del acuerdoentre la FCB y MLB se asoma a lo lejos con las Pequeñas Ligas, pues el precepto es el mismo, una organización estadounidense haciendo negocios con un ente del Estado cubano, lo cual está en contra del embargoque Estados Unidos mantiene contra Cuba desde 1962.

Luis Hernández Villavicencio, jefe técnico de las categorías menores en la Comisión Nacional de Béisbol, se mantiene optimista, a pesar del complicado panorama, que incluye problemas para la realización de un eventual visado del equipo para Estados Unidos, pues la Embajada estadounidense en Cuba está casi inoperante.

“Hasta ahora lo que prima es mucho entendimiento y mucho optimismo de ambos lados de que, si logramos el boleto, podremos estar en Williamsport en el mes de agosto… Incluso, las autoridades del estado de Pensilvania, como el gobernador, están muy de acuerdo con esta inserción. Nos han asegurado que si clasificamos en Curazao no habría ningún tipo de problemas para el visado y la entrada de nuestros peloteritos a los Estados Unidos”, expresó Hernández Villavicencio.

“El memorándum con las Pequeñas Ligas no se firmó de conjunto con el acuerdo con la MLB, pero las conversaciones de ambos procesos coincidieron en el tiempo, por lo que en medio de todo surgió también la negativa del Gobierno de Estados Unidos con respecto a lo pactado con la MLB. Muchos se preguntan si no pasará lo mismo con las Pequeñas Ligas, pero, aunque haya cierto acercamiento, son dos instituciones independientes y hasta ahora no hay ningún tipo de problemas”, añadió sobre la participación en las Pequeñas Ligas, que aglutinan a más de 200,000 equipos de 85 países en el mundo.

Mientras y más allá del panorama político, Cuba se sigue preparando para el torneo de Curazao, en el cual podrían cruzarse con una representación boricua, dando el toque que faltaba a un evento de béisbol que, por primera vez, desde que fue creado en 1939 por Carl Stotz, puede ser llamado con total autoridad como la “Pequeña Serie Mundial”.

Esriba aqui su comentario

Usted está registrado como logged in en el post de comentarios.