La próxima ola de joyas venezolanas para las Grandes Ligas

Escrito en diciembre 5, 2018 por

La situación política y económica en Venezuela que ha resultado en hambruna, fallecimientos por la escasez de medicinas básicas y un incremento en crímenes violentos ha llevado al Departamento de Estado de los Estados Unidos a emitir una advertencia de viaje Nivel 3, “Reconsidere planes de viaje”, convirtiéndolo en uno de cinco países a ese nivel en las Américas (El Nivel 4 es el más alto, asignado actualmente a Corea del Norte, al igual que otros 10 países en el Norte de África y el Medio Oriente).

Por su parte, Major League Baseball ha aconsejado a sus clubes miembros a dejar de viajar a Venezuela, aunque los equipos siguen despachando a algunos scouts al país. Cinco equipos continúan operando academias allí a pesar de las condiciones adversas.

Sigue existiendo una gran cantidad de peloteros venezolanos que buscan firmar con clubes de Grandes Ligas y que cuentan con suficiente calidad para ser merecedores de bonos por seis y siete cifras. Sin embargo, evaluarlos se ha hecho una tarea mucho más difícil de lo que era hace cinco años.

Por ende, MLB ha comenzado a organizar showcases para dichos jugadores en la cercana isla de Aruba. El segundo de este evento se llevó a cabo entre el 13 y 15 de noviembre en el Winston Field, cerca de la capital Oranjestad.

El entrenamiento de este año atrajo aproximadamente a 60 jugadores venezolanos e incluyó a tres prospectos de Aruba, con la presencia de más de 110 scouts de los 30 equipos de Grandes Ligas.

La mayoría de los peloteros presentes contaban entre 14 o 15 años y, en consecuencia, eran inelegibles a ser firmados hasta el 2 de julio de 2020 o 2019, respectivamente. Aunque ciertamente, hubo algunos peloteros de 16 años que podían firmar de inmediato.

Al menos un pelotero acordó términos contractuales durante el evento (a pocas horas de dejar la lomita), aunque este pacto no será anunciado oficialmente hasta tanto sea elegible para firmar el próximo 2 de julio. Este showcase permitió a los peloteros competir en un ambiente seguro, controlado por Major League Baseball, en partidos simulados de seis entradas cada uno, en los cuales se le permitió a cada pitcher enfrentar una cantidad suficiente de bateadores a fin de que los scouts lo pudieran evaluar.

Surgieron ciertos retos en trasladar a los peloteros a Aruba, incluyendo el requisito exigido por este país a los viajeros provenientes de la mayoría de los países suramericanos de la vacuna contra la fiebre amarilla. Solo un hospital venezolano contaba con la vacuna en existencia. Algunos jugadores e incluso un coach no pudieron ser vacunados a tiempo para hacer el trayecto hasta la ínsula.

A continuación, mencionamos algunos jugadores que se destacaron en el evento:

  • El diestro Angel Guaiquirián, oriundo de Puerto la Cruz y entrenado por Caribes de Anzoátegui, logró registrar entre 86 y 88 millas por hora en su recta con cierta vida en su envío de dos costuras, mostrando además una sólida curva entre 74 y 75 millas por hora y un cambio de velocidad cercano a las 81 mph. Tiene 6 pies, 2 pulgadas de estatura, 170 libras, cumplirá 16 años el próximo mes de marzo (lo cual implica que puede firmar el venidero 2 de julio) y cuenta con un rápido brazo desde los ¾ con envíos dignos de un abridor.
  • El diestro Raúl Rangel, proveniente de Margarita y entrenado por Roberto Vahlis, tuvo el mejor cuerpo y envío entre los abridores presentes; además de una velocidad lo suficientemente sólida entre 86 y 87 millas por hora con buena impresión causada por su cambio de velocidad. Su lanzamiento rompiente fue inconsistente, malo a las 73 millas por hora, pero mejor a las 77. Tiene buen porte con mucha proyección con 6 pies, 1 pulgada de estatura, 149 libras de peso y su envío funciona bien excepto por una tendencia ocasional a abrirse mucho. Cumplió 16 años en octubre, algo tardío para la camada de firmas de este año, aunque será elegible para julio próximo.
  • El zurdo Diego Chiquillo, nacido en Maracay y entrenado por Carlos Guillén, osciló entre 87 y 88 millas por hora, cortando a las 85 mph, con un lanzamiento rompiente ondulante, en mayor medida cayendo dentro del plato con buena velocidad en su brazo. Tiene 5 pies, 11 pulgadas de estatura, 186 libras y cumplirá 16 años el mes próximo.
  • El tercera base Luis Ariza, nativo de la isla de Margarita y entrenado por Roberto Vahlis, se mostró entre los poseedores de herramientas más puras dentro del evento y se vio bien en las porciones de entrenamiento, aunque tuvo ciertas dificultades en los partidos. Mostró velocidad por encima de las 60 mph y buena velocidad con el madero en la práctica de bateo, con una mecánica respetable, además que su brazo va entre encima del promedio a plus. En los encuentros, no lograba atrapar mucho y generalmente hacía swings fallidos en demasiadas oportunidades. Habiendo dicho esto, hay que tomar en cuenta que apenas tiene 14 años y no cumplirá 15 hasta mayo próximo. Por ende, es elegible para firmar el 2 de julio de 2020.
  • El campocorto Gabriel Moya, también de Puerto la Cruz y entrenado en las filas de Caribes de Anzoátegui es realmente diminuto (5 pies, 7 pulgadas, 137 libras) aunque todavía tendrá 14 años durante algunas semanas. Por ello, estará dentro de la camada de prospectos para 2020 y hace algunas pequeñas cosas (sin intención de hacer juego de palabras) bien, mostrando sólido control del madero y un brazo a nivel plus para un shortstop.
  • El infielder Moisés Pava, portocruzano y entrenado por Francisco Ortiz, conectó el único jonrón legítimo que vi en el evento. Hubo otros, pero fueron apoyados por el viento. El cuadrangular de Paiva fue totalmente impulsado por su fuerza, un disparo hacia el jardín izquierdo. Fue particularmente sorprendente considerando que está estimado en 5 pies, 6 pulgadas de estatura y 150 libras. Será elegible en 2019 e incluso durante la práctica de bateo hizo contacto más fuerte de lo que habría esperado de alguien tan pequeño.
  • El jardinero Andrés Centeno, de Maracay y entrenado por Ramón Hernández era uno de los chicos de mayor contextura presentes en el evento, con 6 pies y 172 libras, a pesar de haber cumplido 15 años pocas semanas atrás y por ello, no es elegible para firmar hasta 2020. Durante los encuentros, hizo contacto fuerte para soltar líneas y mostró que podía despachar una recta por el lado contrario con autoridad. Además, mostró un brazo promedio para un outfielder con velocidad para correr por debajo del promedio.

Esriba aqui su comentario

Usted está registrado como logged in en el post de comentarios.