Entre éxito y fracasos de las millonarias inversiones de Julio 2

Escrito en julio 2, 2019 por

Nomar Mazara, Gary Sánchez, Rafael Devers, Miguel Sanó, Adalberto Mondesí, Luis Severino, Ronald Guzmán disfrutan en Grandes Ligas de la miel que comenzaron a probar desde el momento en que firmaron pactos millonarios en Julio 2.

Juan Soto, Víctor Robles, Eloy Jiménez, Amed Rosario, Franmil Reyes, Fernando Tatis y Vladimir Guerrero Jr transitan el mismo sendero, tras recibir magníficos bonos y quedar sellados durante el famoso proceso con las etiquetas de que no pueden fallar.

Ellos se agrupan en la parte hermosa y refrescante de este periodo en el llamado mercado internacional, que cada año recibe mayores atenciones de las franquicias de Grandes Ligas, con montos cada vez más elevados, que en esta ocasión superará los 160 millones en los acuerdos que comenzarán a firmarse en unos cuantos días.

Pero, no todo ha sido “color de rosa” en Julio 2, pues a expensas de la estabilidad de Mazara, Devers y Mondesí, los 23 y 22 jonrones que registran Sánchez y Reyes, el boom y consistente promedio de .323 que exhibe Tatis, así como la aureola que ha creado Guerrero Jr con su presencia en Toronto, aparte de eso, existe un numeroso grupo de novatos firmados para la época que simplemente no llenaron las expectativas esperadas por ejecutivos y scouts para los cuales acordaron.

La lista es amplia de noveles que pactaron con contratos millonarios, pero que a diferencia de los mencionados, entran en el grupo de grandes fiascos del Proceso, grandes montos que se fueron al vacío, pues la gran mayoría no solo no tiraron una al mayor de los niveles, sino que se despidieron del sistema sin hacer el mínimo ruido que provocó sus buenos contratos.

Muchos millones, poco resultados
Los casos negativos comenzaron desde los primeros grandes acuerdos estampados antes del nuevo milenio, con Josephang Bernhardt, paracorto, el primer jugador en superar el millón de dólares en bonos (1.1 con Azulejos en 1997) y el lanzador Ricardo Aramboles, quien para la misma época logró 1.5 millones con los Yankees. El primero nunca superó la Clase A y el otro ya para el 2004  estaba fuera del béisbol de Estados Unidos y tuvo apenas un par de breves paradas en Triple A.

Las decepciones continuaron a granel, Michael Ynoa, uno de los peloteros más publicitados en Julio 2 y cuyos 4.25 millones recibidos de los Atléticos en el 2008 lo convirtieron por un buen tiempo en el de mayor recompensa, éste escaló muy brevemente las Mayores con Chicago (2016 y 2017), pero no fue ni sombra del boom creado.

Angel Villalona fue otro prospecto sonoros, acordó con los Gigantes por 2.1 en el 2006, empero el sobrepeso, conflictos judiciales y muerte en que estuvo involucrado fueron mucho más que los números que presentó en las Menores. Hace días apareció pasado de libras actuando en una liga independiente.

SEPA MÁS
Algunos fracasos
No dieron el grado

Los casos son muchos Gustavo Cabrera fue un jardinero apetecido por todos, en el 2012 acordó por 1.3 millones con los Gigantes, pero sufrió una cortadura en una mano en su hogar y por ahí se fue su carrera.  Ariel Ovando, otro con elevada cotización pactó por 2.5 millones con los Astros en el 2011.

Esriba aqui su comentario

Usted está registrado como logged in en el post de comentarios.